La relación de suceso: un viaje en el pasado

Siempre ha llamado la atención el Vesubio, uno de los volcanes más peligrosos del mundo. En el siglo XVII, tras una nueva erupción, los antepasados de los periodistas se interesaron en lo que estaban viviendo sus vecinos mediterráneos. 

La evolución de las normas periodísticas

Aunque los principios del periodismo pueden aparecer como universales e intemporales, los artículos como los conocemos hoy son la forma más avanzada de una larga evolución. Hace unos siglos, las informaciones se difundian a través de relaciones de suceso, unos cuadernillos generalmente compuestos de unas pocas páginas en las que se contaban hechos más o menos actuales.

Las relaciones, fuentes históricas inestimables, permiten observar la transformación del tratamiento de las informaciones. Solo con el peritexto se puede notar una diferencia flagrante con las normas establecidas hoy en día. La longitud y el tamaño del título contrastan con lo que se suele hacer en el siglo XXI. Además, el carácter descriptivo del texto está directamente anunciado con las palabras  : “Descripción del monte Vesubio, I Relación del incendio, terremotos”

Las dos primeras páginas consisten en retratar de forma muy detallada el monte Vesubio y de exponer las consecuencias de las anteriores erupciones. Se ofrece una lista casi exhaustiva de las catástrofes que ya ocurrieron y se cita a numerosos autores que escribieron sobre el tema. Entre ellos, se menciona a Diodoro Sículo, historiador del siglo I a. C que vivía en la provincia romana de Sicilia del siglo I a. C, o a Lucrecio, filósofo y poeta romano de la misma época. Con esta amplia contextualización geográfica e histórica,  se nota una voluntad de informar y enseñar al lector . Sin embargo, esta introducción se aleja claramente del formato que conocemos hoy, más conciso y menos focalizado en una meta didáctica. 

Es a partir de la tercera página hasta la séptima y última cuando se empieza a tratar del terrible acontecimiento del 16 de diciembre de 1631. En una narración cronológica de los hechos, se explica de manera muy precisa las impulsiones de los terremotos y la progresión de los incendios. Las largas descripciones y la gran cantidad de detalles surten un efecto de realismo. Leído por alguien del siglo XXI, esta forma narrativa se acerca más a la de una novela terror, aunque se añaden a la vez elementos factuales, “Los techos amenazaban ruina”, e indicaciones más subjetivas sobre las reacciones de las poblaciones : “la gente se persuadia que era la última noche”. El aspecto trágico de la catástrofe está entonces acentuado por medio de la descripción muy detallada, lo que te otorga asimismo verosimilitud.


Relación de suceso, Descripción del monte Vesubio, I Relación del incendio, terremotos, que empezaron a 16 de diciembre de 1631. © Biblioteca digital hispánica

El retrato de una sociedad que gira entorno a la religión

A través de la descripción de las reacciones de la población, la relación de suceso también da cuenta de las costumbres sociales y nos hace tomar conciencia de su evolución. Frente a la muerte, la cuestión de la religión se hace central en la sociedad católica occidental del siglo XVII. 

Confessabase la gente hasta en las plazas. Rodeaban a un confesor muchas personas y decían a voces sus pecados. Otros los declaraban por las calles, con pública penitencia.”  La fuerte presencia de la religión en la vida del siglo XVII está subrayada por esta cita. En un contexto crítico y peligroso que aparece sin remedio, la solución consiste en asegurarse un sitio en el paraíso.  

Además, las únicas cifras presentes en las siete páginas sirven para ilustrar la cantidad de personas que se quieren convertir al catolicismo: “más de ciento y cincuenta mujeres de mal vivir se convirtieron y con publico dolor acreditaron su enmienda”. La utilización de datos numéricos en este pasaje del documento insiste en la importancia de la religión ante la muerte inminente. 

La lectura también nos da informaciones sobre las causas que se atribuían a las catástrofes naturales. Aunque hoy en día se intentarían encontrar razones científicas y tangibles, el texto señala unas creencias comunes basadas en la providencia divina. 

Las personas más doctas y prudentes se olvidaban de las fuerzas de la naturaleza, con el espanto, e interpretaban la indignación divina en los prodigios”. La lucidez de esta frase pone de realce la necesidad de encontrar una explicación a esta situación apocalíptica. Sin posibilidad ninguna de reaccionar, hasta los más sabios se refugian en lo sobrenatural. 

Este viaje en el tiempo que nos ofrece las relaciones de suceso permite dar cuenta de la evolución del periodismo, desde sus inicios hasta nuestros días, y del papel de la religión en la sociedad.  

 Neïla Hakmi

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :