“Lagrimas de un pueblo herido”, una guerra sin fin

En 1976, España, en su política de descolonización, salió del Sáhara Occidental, seguida de cerca por Mauritania. Si algunos esperaban el advenimiento de un nuevo Estado saharaui libre y reconocido, no ha sido así. Desde hace 47 años, saharauis y marroquíes se disputan el territorio en violentos enfrentamientos, convirtiendo este conflicto en el más antiguo de África. Para entender mejor lo que está en juego en la guerra y sus repercusiones, me entrevisté hace unas semanas con un joven saharaui que vive en España, Sidi Elgalb.

C.V: ¿Puedes presentarte, quién eres?

S.E: Yo soy Sidi Elgalb y soy saharaui. Nací en los campos de refugiados del Sáhara Occidental en 1998.

Sidi en 2020 en el campo de Tindouf (Argelia), durante una visita a su familia

C.V: ¿Puedes contarme un poco la historia y los que ha pasado y lo que pasa hoy?

S.E: Si remontamos a la época colonial, donde Europa ya se estaba repartiendo lo que viene siendo el continente africano, que es al entorno al 1884/1885, España se quedó el Sáhara Occidental. El territorio Sáhara Occidental es territorio bastante extenso al noroeste de África y también Guínea ecuatorial. Francia se repartió a Argelia y Marruecos que son con Mauritania los vecinos. Y España, intentó entrar en el territorio de manera militar. Las tribus que habitaban allí pusieron una resistencia y al final pudieron coexistir de manera pacífica hasta 1975-1976. En la conferencia de Berlín (1976), la ONU dictaminó que los países europeos tenían que descolonizar los territorios que habían ocupado. Es cuando empiezan los problemas, porque España no llegó a descolonizar el Sáhara de una manera correcta. Firmó unos tratados ilegales, se llaman los tratados de Madrid, con Marruecos para que posteriormente a la salida de España invadieran nuestro territorio. En el Sáhara Occidental, no había lo que es una nación formada como la que había en Marruecos o Mauritania, pero el pueblo saharaui se sentía saharaui, se reconocía saharaui y claro ese territorio era suyo, no se sentía parte ni de Marruecos ni de Mauritania.

El Sáhara Occidental a la frontera de Mauritania, Marruecos et Argelia.

C.V: ¿Qué ha hecho la ONU, ha dejado la firma entre Marruecos y España?

S.E: La ONU nunca ha reconocido estos tratados como legítimos. Lo que dictaminó fue que se estableciera un referéndum de autodeterminación, que el pueblo decidiera. Pero esto ya es posterior a todo lo que pasó. En 1975/1976, surgió la RASD, República Árabe Saharaui Democrática. Era por el Frente Polisario, un frente de liberación que lucha por la independencia del Sáhara. A Marruecos le interesa muchísimo nuestro territorio porque es rico en pesca, es rico en fosfato, es rico en recursos naturales. Todo es intereses políticos y económicos. Entonces hubo una guerra, el Frente Polisario luchó tanto con Mauritania como con Marruecos por la liberación de sus territorios. Es algo que, ellos (los saharauis) consideran legítimo, es suyo, es su territorio y está siendo invadido por los países vecinos. En 1978 se firmó el alto el fuego con Mauritania que desistido de los territorios que intentaba coger del Sáhara Occidental. Estos territorios actualmente están gestionados por el Frente Polisario. Luego Marruecos estableció la marcha verde, una marcha “civil”, pero había militares por detrás. Hubo una guerra con el Frente Polisario y con los habitantes civiles. Se masacraron muchísima gente saharaui y los saharauis tuvieron que exiliarse a Argelia que era el país que les estaba dando soporte. Al final la cuestión de Argelia ha sido siempre clara con este tema, de estar a favor del Sáhara Occidental, de estar a favor del Frente Polisario, de que necesitan establecerse como un territorio autónomo. Actualmente la mayoría de los saharauis vivimos en los campamentos de refugiados saharauis, en Tindouf, Argelia. Al final del 1976 ya estamos allí hasta día de hoy. Estamos hablando de que son 47 años, viviendo en unas condiciones que no son nada agradables, viviendo con la promesa de obtener un referéndum de autodeterminación que se nos prometió en su momento de volver a nuestra tierra, a donde nacieron mis abuelos, a donde nacieron a mis padres, donde nació mi familia. Y es lo que abogamos, estamos luchando políticamente durante muchísimos años por eso, para que se cumpla esa promesa que se dictaminó. Hace dos años, Marruecos se saltó ese alto el fuego que se dictaminó en 1991 porque quemó unos campamentos de civiles saharauis fuera de la ciudad de Laâyoune, en los territorios ocupados. Hay un paso de tránsito mercantil que es Guerguerat, y Marruecos disparó en esa zona entre la frontera de los territorios ocupados y los territorios liberados. Entonces se inició otra vez la guerra. Y actualmente, estamos en guerra con Marruecos.

C.V: ¿Cuáles son las fuerzas que pueden luchar en Sáhara Occidental?

S.E: El poderío militar del Sáhara Occidental es muy inferior al de Marruecos, pero al final, los saharauis luchamos por nuestra independencia, nosotros no tenemos nada que perder. Queremos ver a nuestras familias volver a su lugar de origen. Estamos cansados de vivir en campamentos de refugiados, en una tierra que no es nuestra, en unas condiciones pésimas.

C.V: ¿Argelia ayuda en la guerra?

S.E: Argelia siempre ha apoyado a Sáhara Occidental con un armamento militar, creo que oficialmente no pueden decirlo, pero sí que hay apoyo militar argelino.

C.V: ¿Qué lenguas se hablan en Sáhara Occidental?

S.E: Tanto los saharauis como los mauritanos hablamos un dialecto del árabe que se llama Al- Hassania. Es un dialecto del árabe, la segunda lengua sería el español. Al-Hassania viene a ser un dialecto del árabe, en las escuelas se enseña el árabe tradicional también.

C.V: ¿Cuál es la religión que se practica en el más allí?

S.E: El islam.

C.V: ¿Y cuál es la situación de tu familia?

S.E: Mis padres nacieron en los territorios del Sáhara Occidental. Obviamente ellos también tuvieron que exiliarse a los campamentos de refugiados.

C.V: ¿En que año?

S.E: En 1976 cuando todo el mundo tuvo que abandonar su territorio por la guerra porque estaban huyendo muchísimos civiles. Fue una tragedia. Fue terrible, sinceramente, viajar por el desierto no sé cuántos kilómetros, sin provisiones, sin nada a cuestas porque estabas huyendo para que no te matasen es muy fuerte. Yo nací en los campamentos de refugiados. Cuba es uno de los países que reconoce la autonomía del Sáhara Occidental y mi padre tuvo una beca para estudiar en Cuba como muchísimos otros jóvenes saharauis. Gracias a ese grado en ingeniería, se mudo a España y luego se mudo mi madre que estudió docencia en Argelia. Y en 2005, llegué yo.

C.V: ¿Así, tus padres han crecido en los campamentos de refugiados? ¿Su familia sigue viviendo en los campos?

S.E: Si tal como yo, como mis primos, yo tuve la suerte de irme muy joven a los 7 años. Pero tengo mucha familia que vive en los campamentos de refugiados y tengo también mucha familia que ha podido venir aquí en España o moverse para buscar oportunidades.

C.V: Los que se han quedado, ¿Viven gracias a la ayuda de Argelia?

S.E: Al principio había muchísima ayuda humanitaria, porque si no era inviable. Argelia nos dió una porción de tierra en el medio del desierto, con unas temperaturas climáticas de 50° en verano, frío extremo por las noches. La verdad es que no le deseo a nadie crecer allí, es muy duro, es muy muy duro sinceramente. Actualmente las ayudas humanitarias son casi nulas y la gente está sobreviviendo gracias a que tienen una o dos personas en el extranjero que les envían sustento.

C.V: ¿Cómo fue la llegada de tus padres a España?

S.E: Mi padre aprendió la lengua castellana en Cuba y venía graduado. Luego tuvo que sacarse la nacionalidad. Su padre, mi abuelo, era militar y los militares saharauis tienen la nacionalidad española porque el Sáhara Occidental se consideró un cierto tiempo como una provincia más de España. Entonces se pudo sacar la nacionalidad española y tal como él yo pude sacarla.

C.V: ¿Ahora solo tienes la nacionalidad española?

S.E: No, también tengo la nacionalidad saharaui.

C.V: ¿Existe una organización política, con administraciones en Sáhara Occidental?

S.E: Sí, tiene que haber una administración en cualquier sociedad. En esos campamentos de refugiados se ha oragnizado una sociedad, nosotros tenemos nuestro gobierno, nuestros diputados, nuestras votaciones.

C.V: ¿Dónde se ubican?

S.E: Se ubican en la capital de todo lo que viene a ser la política y el comercio que se llama Rabuni, está muy cerquita de la ciudad más próxima argelina. Allí se organiza todo y hay administraciones, cada uno tiene su documento nacional saharaui, el pasaporte saharaui. Al final, uno se tiene que adaptar a las circunstancias en las que está.

C.V: ¿Cómo se organiza la comunicación política, con la televisión, la red?

S.E: Efectivamente y mucho más, porque en el Sáhara Occidental, todos vamos al mismo objetivo de conseguir nuestra autodeterminación. Es el tema clave de unión social que existe. Entonces hay votaciones, se necesitan representantes.

C.V: ¿Marruecos intenta impedir esto?

S.E: Marruecos lleva muchísimos años ejerciendo las redes: fake news, bulos, intentando boicotear la lucha política en las redes sociales. También viola los derechos humanos constantemente en los territorios ocupados por activistas saharauis. Eso se repite sistemáticamente sobre todo a un activista actual que se llama Sustana Jaya. Ella lleva asediada en su casa por policías marroquíes los últimos cinco años. Es algo brutal, sale en las noticias. Lo que más me choca es que todos los medios informativos internacionales saben que existe esto, se ven videos, se ve como viola los derechos humanos y la ONU está quieta aunque existe con el fin de evitar todo esto.

C.V: ¿Qué opinas de la utilización del Sáhara Occidental por Marruecos? Por ejemplo, se pueden ver a cantantes de rap que están en el desierto en sus videoclips llevando el traje saharaui.

S.E: Al final es un método de ataque también. Es un tema de intentar integrar la cultura saharaui como marroquí, es una apropiación cultural en toda regla. Este tipo de ataque no es tan grave como la violación de los derechos humanos. Hay muchísimos activistas saharauis encarcelados, cuyo paradero no se sabe si están vivos o están muertos y la legalidad internacional no actúa para resolver eso.

C.V: ¿Qué opinas de la salida de neutralidad de España hace poco tiempo, y de su giro pocos días después?

S.E: Pedro Sánchez no ha sabido justificar en ningún momento. Es un acto unilateral porque ningún partido político ha apoyado esa decisión. Lo que ha hecho Pedro Sánchez en primera instancia es apoyar un plan que publicó Marruecos de ‘Integración del Sáhara Occidental en Marruecos’ con una “autonomía”. Significa integrar el Sáhara Occidental en el estado alauita, que está centralizado al 100%. Intentan trapichear un poquito, decir de manera tibio que van a legitimizar su ocupación al Sáhara Occidental. Y Pedro Sánchez, no se sabe por qué, ni en qué momento, ni con qué tipo de intención, ha aceptado este apoyo.

C.V: Porque Pedro Sánchez pensó que era un “buen compromiso”.

S.E: No es un buen compromiso para el Sáhara Occidental. En el congreso se habló sobre este tema del Sáhara Occidental y se ha dictaminado que se van a quedar con la legalidad internacional: que el Sáhara Occidental se autodetermine como independiente o como lo que quiera. Los saharauis en su gruesa mayoría quieren ser un estado independiente.

C.V: ¿Piensas que es un acto de reivindicación presentarse como saharaui hoy?

S.E: Creo que no es un acto de reivindicación sino la realidad, yo me siento saharaui. Nací en los campamentos de refugiados, no he visto aún mi tierra donde nacieron mis abuelos, donde, en un espacio temporal diferente, debería haber sucedido todo. Es muy frustrante sentirse en el limbo. Tienes la nacionalidad francesa, eres francesa e igual te sientes francesa, otra persona es española, nació en España, se siente española, tiene su nacionalidad. La nacionalidad forma parte de tu identidad. Cuando me presento a la gente y les digo “Bueno, soy saharaui” me dicen “¿Qué?”, claro tengo que explicarles mis orígenes porque forma parte de mi. Nacer en los campos de refugiados no es algo que le pasa a cualquier persona. No lo veo como un acto de reivindicación, pero creo que es un acto normal, humano y lógico.

C.V: Por otro lado, podría ser un acto de lucha afirmar ser saharaui y no marroquí.

S.E: Efectivamente, es reivindicación de nuestra identidad, de nuestra cultura, de nuestros derechos también.

C.V: ¿Desde un punto de vista internacional qué esperas para el Sáhara Occidental?

S.E: Creo que hemos progresado muchísimo al nivel de reconocimiento, se ha llegado un punto clave en la historia del Sáhara Occidental y yo espero que en el marco político se consiga al menos reconocer la autonomía del Sáhara Occidental. Será bastante complicado volver al Sáhara estableciendo una nación en nuestro territorio. Al final, mientras se celebre ese referéndum yo estoy satisfecho. Sería un paso adelante por la justicia.

Para más información, visite: RASD-TV o LaLibreAfrique.

Charlotte Vrignaud

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :