La evolución de los estereotipos de género – Entrevista de un español de 18 años

Olas feministas, tras olas feministas, la sociedad está cambiando poco a poco con respecto a los códigos que encierran a las mujeres y a los hombres en estereotipos de género bien definidos. Hace décadas que las nociones de feminidad y de masculinidad están evolucionando. Con la revolución digital, las nuevas generaciones están aún más sensibilizadas a todas las cuestiones que tienen que ver con los códigos atribuidos a un género. Numerosos son los jóvenes que se liberan de estos estereotipos. Pasando por mujeres que deciden dejar de depilarse y por hombres que empiezan a hacerlo, nos damos cuenta de que la sociedad sí, está cambiando.

1 – ¿ Quién es Nicolás ?

Neïla : Hoy, recibimos a Nicolás, un joven cisgénero de 18 anos para hablar de sus impresiones con respecto a la evolución de estos códigos. Buenos días, Nicolás. ¿ Cómo estás ? 

Nicolás : Gracias Neïla. Pues, muy bien. Un placer estar aquí contigo.   

Neila : Igualmente. ¿ Puedes presentarte, por favor ? 

Nicolás : Por supuesto. Yo me llamo Nicolás, como has dicho, tengo dieciocho años, y ahora mismo estoy estudiando. He tenido una vida bastante normal. Estudio ahora en Madrid, crecí en Ciudad Real y… Pues eso es un poquito así muy resumido, como… Como es mi vida de alguna forma. [risa

Neïla : Y, ¿ qué estudias ?

Nicolás : Pues estoy estudiando imagen y sonido. Un grado medio. Me gusta mucho todo el tema de sonido, la música, lo que es poder ver un video… Y que eso se esté grabando me parece todo muy sorprendente. [risa]

2 – Una diferencia desde la niñez

Neïla Empezamos con el tema. ¿ Qué piensas de la expresión “ser un verdadero hombre” ?

Nicolás : ¡Uf ! Ya puedes ver con mi primera impresión. [risa] Eeh… Un verdadero hombre, según desde donde lo mires, ¿ no ? Para mi, ser un verdadero hombre, es ser un verdadero… humano de alguna forma. Pero la gente tiende a pensar que para ser un verdadero hombre, no tienes que llorar. [risa] Tienes que ser fuerte, valiente, pero…para nada. Un verdadero hombre tiene que ser… Vamos, es que no puedo decirlo ni mejor que siendo una persona, un verdadero hombre, una verdadera mujer, un verdadero humano como digo.

Neïla : Me hablas de estereotipos que atribuimos a los hombres, como no llorar, ser fuerte, valiente. ¿ Ya sufriste del peso de estas expectativas de la sociedad, en ti ?

Nicolás : Hace un montón, o sea cuando era más niño, sí que tuve un poco ese peso. La gente en mi pueblo era un poco… como la gente de pueblo. [risa] O sea muy chapados a la antigua. Entonces, muchas veces me he sentido como alejado de los demás porque todos tenían esa forma de pensar. No me sentía ahí identificado. Como no tenía mi cabeza desarrollada pues al final pensaba que tenía que ser como… Como eso, ¿ no ? Eso me creaba un conflicto mental bastante grande. De pasarlo mal, de que me viesen de lado, poco a poco fui dándome cuenta de que yo, soy yo, y que puedo ser feliz con las cosas que quiero y me alejé de esos pensamientos. Fui dejando de hacerme daño. 

Neïla : ¿ En qué aspecto no te reconocías en ellos ? ¿ Qué hacía que erais tan diferentes ?

Nicolás : Ellos tenían una personalidad más… más violenta, de alguna forma. Jugaban a cosas muy de “hombres” [risa], cosas que a mi no me hacían sentirme bien.

Neïla :  ¿ Qué eran esas cosas  ?

Nicolás : Pues… a lo mejor sus juegos más divertidos eran jugar a los empujones, patadas y cosas así. Y yo era como : » Joo, ¿ pero por qué nos tenemos que pegar ? ». A lo mejor me hacían algo, me ponía a llorar y era peor, ¿ sabes ? [risa] Entonces no disfrutaba mucho. [risa] 

Neïla : Me imagino. Esto me dices que pasaba en tu pueblo. Si me acuerdo bien, ¿ se llama Talavera ?

Nicolás : Sí, un pueblito de Talavera. Hm, Talaverilla.

Neïla : ¿ Dónde está ? Para situar un poco los franceses que escuchan.

Nicolás : [risa] Es verdad. Está en Toledo. Toledo, Castilla La Mancha.

Neïla : Vale. Y tú entonces, ¿ vienes de Ciudad Real ?

Nicolás : Exacto.

Neïla : Me explicas que estas experiencias te pasaron en Talavera. ¿ Viviste cosas así en Ciudad Real ? Cosas que se pueden parecer un poco a acoso, al final.

Nicolás : [En] mi trayectoria escolar de cuando era niño y demás, nunca he tenido experiencias así más feas porque siempre nos hemos acompañado mucho entre nosotros. He tenido muy buenos compañeros. Luego, cuando llegué al instituto, sí que…llegué a sentir un poco, eso. Que no a mucha gente le caía bien por como yo era.

Neïla : ¿ Y cómo eras tú ?

Nicolás : Pues… No sabría decirte. Era una persona totalmente normal para mí, porque al final soy yo. Pero sí que me faltaban a lo mejor esas cosas de ser más… más “hombre”. [risa] Vuelvo a poner las comillas. Entonces, a veces me sentía un poco más alejado de los compañeros, pero tampoco era algo que me afectase mucho a nivel personal porque tenía mi gente con la que me llevaba bien, con la que podía compartir cosas. Al final era lo que más me llenaba. A lo mejor, otras cosas también que se podía observar era el comportamiento de muchos compañeros hablando sobre las chicas. No me hacía mucha gracia a lo mejor el escuchar : “Oh mira, qué culo tiene ésta” o “mira cómo está la otra.” No le veía sentido y para ellos parecía que era lo más normal.

3 – Una nueva generación que se aleja de los estereotipos de género

Neïla : Creo que te pintas la uñas, y que si puedo ver bien a través de esta cámara, que tienes el pelo largo y también rapado en los lados. ¿ Ya recibiste críticas a medida de tu vida, a propósito de por ejemplo pintarte las uñas e incluso dejartelas largas ? 

Nicolás : Pues me acuerdo de la primera vez en la que me pinté las uñas. Fue en el recreo, en el instituto. Una amiga tenía pintauñas y dije : “Oye, pues pintámelas. » Y luego, al llegar a clase muchos estaban como : “Oh tienes las uñas pintadas, tal.” A mí, por aquel entonces ya me daba igual. Pero sí que dije como : “Pff, joder. ¿ Por qué si una chica se pinta las uñas es lo más normal, y si me las pinto yo… es tan raro ?”. Digo, Es un pintauñas, ¿ no ? [risa] Luego seguí pintandómelas porque me gustó. No he llegado a recibir tampoco comentarios feos [pero] sí que me lo han dicho muchas veces : “Oh llevas las uñas pintadas. Es de chica, tal”. [risa]  

Neïla : Y estos comentarios, ¿ los recibiste más de chicos o de chicas ? 

Nicolás : De chicos, sobre todo. Los comentarios de las chicas eran como : “Qué guay que te pintes las uñas ». Los hombres al contrario, [pero] también ha habido hombres que me han dicho : “Gua, queda muy guay las uñas pintadas.” [risa]  

Neïla : Ahora vives y estudias en Madrid. En el imaginario colectivo de la capital, uno la puede imaginar como una ciudad llena de gente abierta de mente. ¿ Qué te parece esta idea ? ¿ Cómo lo ves ? 

Nicolás :  Sí que hay un montón de gente que es mucho más abierta, pero igual que hay más gente, que tampoco está tan abierta, ¿ no ? Como es una ciudad con tanta gente, al final va a haber más de todo. Sí que es verdad que como hay tanta gente, pues, no sé, la gente no se va fijando en los demás y todo el mundo va a su rollo. Pero sí, sí que es una ciudad bastante abierta. Se nota más por ejemplo que en mi ciudad. Porque mi ciudad es todo como…Todo el mundo se juzga entre sí. [risa] Como que está la manera determinada en Ciudad Real de vestir y demás. Y cuando vas más fuera de lo normal es como : “Oh mira ese, mira esa.” [risa]

4 – Una deconstrucción que pasa por lo digital  

Neïla : ¿ Utilizas mucho las redes sociales ? 

Nicolás : Sobre todo Instagram y Whatsapp. 

Neïla : Vale. ¿ Y las utilizas mucho ?

Nicolás : Pues… no, demasiado. Cuando las utilizo sobre todo es para entretenimiento, para ver videos, o cosas… Pero no tengo mucha interacción con la demás gente. Es sobre todo para hablar, comunicarme.

Neïla : ¿ Tienes la impresión de que a través de las redes sociales se pudo empezar una deconstrucción aún más fuerte con respecto a las normas sociales del género ? 

Nicolás : Pues, sí que he visto que se está haciendo una buena lucha ahí, en las redes sociales. Y… Creo que está funcionando, ¿ no ? Como que está llegando a más gente y [que] le está haciendo pensar. Entonces es algo que viene bastante bien. Habrá de todo también como siempre, pero me parece que está funcionando. Es un medio fuerte para hacer llegar a la gente cosas bonitas. [risa] 

Neïla : ¿ Aprendiste cosas con las redes sociales ? ¿ tú ? 

Nicolás : Gua, muchísimas. De un montón de publicaciones con información que nunca había pensado y que me ha hecho abrir más la mente. 

Neïla : ¿ Tienes un ejemplo ? 

Nicolás : El otro día vi una publicación sobre… Eh, lo llamaban “mansplanin”…O ¿ algo así ? ¿ ”Mainsplain”… ?

Neïla : “Mansplaining”, sí. 

Nicolás : “Mansplaining”, justo. Y no me había parado a pensar en ello. Analizándolo, dije, joder, sí que es verdad. Muchas veces hay hombres que creen que saben más al hablar con una mujer y [que] creen que se lo tienen que explicar. Es como sentirse así superior, que creer que tienes que explicárselo. Y no me había parado a pensar en ello. Entonces me parecía interesante verlo.

Neïla : Para tener acceso a estas informaciones, ¿ sigues a cuentas en particular, o llegan directamente en tu feed ?

Nicolás : O alguna cuenta que siga… Pero es de amigas a las que sigo que comparten en sus historias. Y así puedo verlo.

Neïla : Con respecto a esta ola de información en las redes sociales, ¿ notas una evolución de los comportamientos en tu entorno ?

Nicolás : No sé si se debe a esto, o si se debe a que están evolucionando las generaciones. Ahora, creo que las nuevas generaciones van aprendiendo de manera distinta. Yo por ejemplo, mis abuelos. Ya tenían esas formas más antiguas. ¿ No ? Entonces creo que es eso que está haciendo sobre todo evolucionar a la población. O también, mucho más movimiento feminista. Ahora las mujeres salen mucho más a las calles y a la gente, espero que le de de pensar…Por eso está cambiando todo un poco.

Neïla : Lo has dicho muy bien ; hay las olas feministas que ayudan a la liberación de una cierta forma de palabra en la sociedad, especialmente la última ola, #metoo, que todos conocemos. Pero creo que también, esto es mi punto de vista, hay este fenómeno de la revolución digital, que antes no había. Creo que se puede notar en este nuevo siglo [que] la sociedad evoluciona cada vez más rápido. O sea, entre tú y yo, que tampoco tenemos mucha diferencia de edad, más o menos 6 años de diferencia, al hablar contigo en momentos anteriores, me di cuenta de que sabías a veces más cosas que yo a tu edad. Entonces, tengo esta impresión, de que, tal vez la revolución digital tiene su importancia en esta difusión de las ideas. ¿ Qué te parece ?

Nicolás : A mí es que me da qué pensar. En mi caso, a mí que me gusta informarme pues sí, lo leo, pero luego pienso ; una persona que le de totalmente igual y este simplemente navegando por instagram viendo cosas que le gustan, ¿ se parará a leer estas publicaciones ? ¿ O  les pasará directamente ? Entonces, no sé cómo funcionará en los demás, pero para mí, sí que ha resultado de aprender mucho más rápido. Si no hubiese tenido instagram, si no hubiese tenido redes sociales, probablemente no sabría muchas de las cosas que sé hoy en día.

Neïla : Muy bien. Vamos a acabar esta entrevista con esta palabra. Muchas gracias, Nicolás, por haber participado en esta entrevista. Te deseo un muy buen día y hasta muy pronto.

Nicolás : Muchas gracias a tí, un muy buen día.

Entrevista realizada por Neïla Hakmi

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :