Federico García Lorca:  el asesinato que conmocionó España y el mundo

Federico Garcia Lorca, en una foto en su casa de Granada | © Familia Lorca/Sipa

18 de agosto de 1936: el gran poeta granadino fue detenido y después fusilado por el bando sublevado contra la República. Considerado el poeta español más influyente del siglo XX, Lorca nunca había disimulado su desprecio por los ideales y los propósitos fascistas. Aunque nunca se afilió a ningún grupo político, la Falange lo ejecutó tras acusarlo de socialista y masón.

Un mes había pasado desde el golpe de Estado que provocó el estallido de la Guerra Civil Española. El país vivía semanas de grandes preocupaciones y el bando sublevado seguía avanzando para ocupar las ciudades principales. Las noticias alarmantes acerca de los bombardeos ocupaban las portadas de todos los periódicos nacionales. Los ataques de los rebeldes se multiplicaban y una tras otras muchas ciudades empezaban a sucumbir al bando falangista.

Es en ese contexto en el que se produjo el asesinato del gran poeta Federico García Lorca. El rumor de su muerte se difundió durante largas semanas, pero este tardó mucho en confirmarse. El conflicto apremiante entre las zonas controladas por los sublevados y las que seguían resistiendo dificultaba las comunicaciones. Por esta razón, los periódicos nacionales y regionales comentaron el suceso solo a partir de inicios de septiembre, tras el testimonio del cuñado del poeta, Manuel Fernández Montesinos.

Las principales portadas dieron la noticia de manera incrédula y afligida. Muchas afirmaron entonces que se detuvieron de difundir la información con la ilusionada esperanza de que no resultara cierta. La muerte del joven poeta constituyó una enorme pérdida para todo el país y el mundo entero. En la portada de La Voz de Oviedo del 8 de septiembre se definió el crimen como “bárbaro e inexplicable”, una tragedia innecesaria que nadie lograría justificar.

Portada de El Liberal que anunció el asesinato del Gran Poeta el miercoles 9 de septiembre de 1936 | © lindependientedeGranada.es

Fueron especialmente los periódicos con ideologías republicanas, como El Liberal, La Voz y La Libertad, quienes tuvieron la osadía de denunciar este asesinato despreciable, perpetrado por “los criminales fascistas”. Asistimos a una crítica abierta a la violencia que empezaba a ganar terreno como efecto de la sublevación militar. Se consideró que la muerte del poeta granadino constituía el crimen que pondría “de manifiesto a los ojos del Mundo el horror de esta lucha salvaje que las bandas fascistas desencadenaron sobre España”, se lee en la portada de La Voz.

Periódicos republicanos como los aquí citados El Liberal y La Voz se publicaban desde la capital, que no caería bajo el control de los rebeldes hasta los últimos meses de la guerra, en 1939. Entonces el crimen se denuncia en sus páginas con indignación y triste sorpresa. La libertad de expresión y de prensa todavía no había sido destrozada por la ley de prensa de 1938: la indignación por un acto tanto escandaloso como vil todavía tuvo cabida en las portadas de los mayores periódicos de la zona republicana. Sin embargo, en esas zonas tampoco se conservaba una libertad total en la prensa, puesto que ya se ejercían en toda la península presiones para el control de la información y la difusión de la propaganda.

Portada de un número de la revista Charlie Hebdo | © AFP

Si en nuestro presente occidental y democrático un suceso similar nos parece a primera vista una pesadilla lejana, no es así. Los derechos conquistados y protegidos en las constituciones nos mantienen a salvo de los abusos de poder y nos aseguran la persecución de los crímenes cometidos. Sin embargo, siguen existiendo casos en los que las ideologías de unos les costaron su vida. Masacres como los terribles hechos del semanario satírico francés Charlie, siguen rompiendo con nuestros ideales de democracia y de libertad de expresión.

Asimismo, ocurre que mismos Gobiernos de repúblicas como nuestra vecina Rusia se manchan de crímenes de corrupción y de intimidación de sus opositores políticos. Si es una personalidad pública la que sufre estos abusos, ya sea un político o un artista, la noticia explota en escándalos internacionales que indignan a las multitudes. Aunque en este último siglo el mundo ha conseguido derechos y libertades sin iguales, las amenazas de prevaricaciones e injusticias de todo tamaño siempre están al acecho.

Giulia PANDOLFI

Imagen de portada: Página especial que Mundo Gráfico dedicó a la muerte del poeta el 16 de septiembre de 1936 – dibujo de Arteche | ©ElindependientedeGranada.es

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :