La muerte y vida de Marsha P. Johnson: el documental de Netflix que denuncia la transfobia

La mañana del 6 de julio de 1992 Marsha fue hallada sin vida en el Río Hudson. Su
muerte fue tachada como suicido por parte de la policía, cerrando su caso y dejándolo sin
resolver.

30 años después de que el cadáver de Marsha apareciera flotando cerca del muelle de la
calle Christopher, el documental de Netflix La muerte y vida de Marsha P. Johnson
dirigido por David France, investiga sobre la verdadera causa de su muerte.

Marsha era una mujer trans, negra y activista de los derechos de la comunidad LGBTQ,
protagonizó los famosos disturbios de Stonewall del 28 de junio de 1969, en contra de las
redadas policiales en los bares gays, hechos que originaron la celebración del orgullo gay
cada año para conmemorar esa fecha, y que la convirtieron en un ícono para la comunidad
trans. Aunque la policía dictaminó su muerte enseguida como suicidio, los amigos y
familiares de Marsha sospecharon siempre que fue un crimen transfóbico y no estuvieron
conformes con la investigación policial.

Tráiler oficial © Netflix

David France en este documental sigue a Victoria Cruz quien cumple la función de
portavoz de la víctima. Cruz es otra activista trans que conoció a Marsha. Ahora con 73
años y a punto de jubilarse, sueña con resolver el caso de Marsha para así poder retirarse
tranquila de su trabajo en la asociación Anti-Violence Project.

En la película Victoria Cruz se dedica a hacer un trabajo propio de una detective, en busca
de información relevante que permita reabrir el caso, entrevistando policías relacionados
al caso, testigos, amigos de Marsha y familiares. Todas estas entrevistas del presente son
expuestas en paralelo con imágenes audiovisuales de archivo, donde se muestran
escenas de las manifestaciones, de Marsha protestando, exigiendo derechos, o
simplemente en su cotidianidad, con sus amigos de lucha. Imágenes que brindan
veracidad a lo que se va narrando y que, aunque se usan para apoyar el relato de una
muerte, son escenas cálidas que hacen que el espectador sienta empatía por esta lucha.

Sylvia Rivera otra protagonista dentro del documental

A pesar del título del documental, otro personaje juega un rol muy importante, el de Sylvia
Rivera. Para denunciar la transfobia dentro de la misma comunidad LGBTQ, el cineasta introduce a esta otra activista trans, y mejor amiga de Marsha. Juntas fundaron la asociación STAR que se dedicaba a ayudar con comida y ropa a jóvenes trans o drag queens que vivían en las calles.

Sylvia Ray Rivera y Marsha P. Johnson ©Diana Davies (1973)

Su activismo político la llevó a confrontarse con la comunidad LGBTQ, pese a que el
movimiento trans inició la lucha de los derechos para la comunidad LGBTQ, Rivera no se
sentía conforme con la poca importancia que tenían las mujeres trans dentro del
movimiento, quienes comenzaron a ser desplazadas en las marchas y a no tener nada de
espacio, ni representación en las tribunas.

Imágenes de archivo muestran la última marcha a la que asistió, donde se subió a la
fuerza a la tribuna para denunciar cómo el movimiento gay les estaba dando la espalda a
las mujeres trans, recordándoles la importancia que habían tenido las mujeres trans y
drag queens en el movimiento LGBTQ, que ahora se había convertido en un movimiento
para privilegiados blancos de clase media.

El eterno suplicio de las chicas trans

David France al mismo tiempo que busca contar la Historia de Marsha, también la
entrelaza con el presente. Nos muestra cómo a pesar de que han pasado casi 30 años la
discriminación hacia las personas trans sigue siendo un tema vigente. Esto lo hace
añadiendo a la película un caso presente, el de otra chica trans y negra, asesinada a
golpes por un hombre heterosexual.

A lo largo de la película y en paralelo a la historia de Marsha, se muestra cómo se va
desarrollando este caso de transfobia en la actualidad. Todo esto sin hacer perder jamás
el hilo narrativo al espectador, dándole la impresión de estar viendo una historia
totalmente lineal.

La muerte y vida de Marsha P. Johnson no es solo un documental sobre un hecho
pasado, sino que muestra una continuidad con el presente y cómo, a pesar de los 30 años
que nos separan de la muerte de Marsha, hoy en día la comunidad trans sigue viviendo el
mismo deprecio, pasando por los mismos crímenes de odio, incluso dentro de la misma
comunidad LGBTQ.

No solo cuenta la historia de una sola persona, sino la historia de muchas personas que
son personificadas en Marsha. Una historia que se repite como un ciclo sin fin en la
comunidad trans y cuyos casos son ignorados, quedando sin resolver porque la sociedad
pasa de ellas.

Raiza Pabón

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :