El baile de los 41 : un capÍtulo silenciado de la historia de México 

El director David Pablos, tras abordar el espinoso tema de la trata de prostitutas con Las Elegidas, ha decidido ahora abordar uno de los episodios más impactantes pero poco conocidos de principios del siglo pasado: El baile de los 41. Esta película, estrenada en 2020 en México, fue compartida el 12 de mayo de 2021 en la plataforma internacional Netflix.

A finales del siglo XIX, Ignacio de la Torre se casa con la hija del presidente mexicano, Porfirio Díaz. Los años de matrimonio pasan, los recién casados no logran ser felices y con razón, Ignacio lleva una doble vida: le consume su ambición de ascender a la cúspide de la sociedad política mexicana mientras es miembro de una sociedad clandestina. Un día, le pillan con un hombre… 

Los 41 de la sociedad secreta. ©Netflix

La película comienza con un baile en el que se celebra la próxima unión de Ignacio de la Torre y Amada Díaz. La suntuosa ambientación, la actitud rebuscada de los personajes y el animado ritmo ternario del vals nos trasladan directamente a los códigos de la sociedad mexicana de principios del siglo XX. A medida que la película avanza, el espectador se pasea por edificios simbólicos de la élite y se sumerge en el secreto de sus pasillos. El Museo Nacional de Arte y la casa del célebre Antonio Rivas Mercado se utilizaron como lugares de rodaje, ofreciendo una riqueza arquitectónica que resulta deliciosa a la vista. La reconstrucción, desde los decorados hasta el vestuario, es opulenta y de gran efecto, y la puesta en escena se adapta perfectamente a la historia. 

La escena final del baile también ofrece una estética absolutamente grandiosa, tanto por la diversidad de colores de los trajes como por la música que la acompaña. A la luz de unas cuantas velas, la fiesta cobra vida y los cuerpos se mueven en una danza interminable como si estuvieran suspendidos en el tiempo. Gracias a un gran dominio del proceso fílmico, seguimos los movimientos ralentizados de las almas libres y asistimos a la magia de lo intemporal. La ropa, los trajes y las escenas teatrales de la fiesta recuerdan las bacanales de tiempos pasados y se refieren directamente a Sodoma y Gomorra.

Gracias a una narración lineal, seguimos la evolución del protagonista en los meandros de su vida. La trama se centra en el trío amoroso formado por Amada, Ignacio y su amante Evaristo.

La doble vida de Ignacio: el claroscuro 

Se destaca un interesante juego cinematográfico entre el día y la noche. El día simboliza la vida matrimonial de Ignacio con Amada. La acumulación de muebles y objetos de colores vivos sugiere la inmovilidad y la ausencia de vida. Las escenas de soledad de Amada en las enormes habitaciones de la casa aumentan el poder dramático de esta mujer abandonada, y anima el espectador a empatizar. De mujer sumisa y resignada ante el desastre de su matrimonio, Amada adquiere una profundidad particular a medida que avanza la película. Condenará la homosexualidad de su marido y no dudará en amenazarle para conseguir lo que quiere. Desde su condición social de mujer, rechaza drásticamente que su marido pueda pertenecer a « esta categoría de gente ». Este choque de posiciones sociales y las peleas permitirán al espectador entender mejor el funcionamiento de las costumbres de la época. 

La noche simboliza la entrada en el otro mundo de Ignacio. Un mundo prohibido donde todos los representantes de la sociedad clandestina de los « 42 » se reúnen en lugares que parecen estar fuera del tiempo. La iluminación sombría evoca el misterio y el aspecto prohibido de los encuentros. Lejos de las miradas indiscretas, es en la oscuridad donde el protagonista se entrega a placeres que debe mantener ocultos. Como el dios romano Janus, Ignacio actúa en la vida con doble cara : el día aparece gruñón y taciturno cuando en la noche lo vemos tal y como es, chispeante y cariñoso. A través de este ingenioso claroscuro, David Pablos consigue plasmar la ambivalencia del personaje de Ignacio y de una parte de la sociedad. 

¿La película como acto de memoria ?  

¿Quienes son los « 42 » de la sociedad clandestina y porque se habla « del baile de los 41 » ? Esta película recuerda la tragedia que tuvo lugar la noche del 18 de noviembre de 1901 en la Ciudad de México. Una veintena de policías de la escolta del presidente Porfirio Díaz irrumpieron en una reunión clandestina. En la asamblea, descubrieron a miembros de la élite mexicana vestidos de mujer, maquillados y bailando entre ellos. Estos hombres fueron reprendidos, humillados, golpeados y enviados a la cárcel para expiar el pecado de ser homosexual. Entre estos 42 hombres estaba, aunque el rumor nunca se confirmó, el yerno del presidente Porfirio Díaz, Ignacio de la Torre y Mier, quien fue discretamente apartado del caso. Así que sólo se habló de cuarenta y un hombres : de ahí el famoso « baile de los 41 ».

El número 41 en la sociedad mexicana se refiere directamente a los homosexuales. Ninguna casa, ningún batallón del ejército, ningún policía lleva este número.

Periódico de época que se burla del baile de los 41 con un poema satírico.

En una atmósfera sensorial y colgada en el aire, David Pablos trata el acontecimiento centrándose más en los destinos de sus protagonistas, sin apenas esbozar el contexto histórico-político. Quizás no desarrolla lo suficiente a los personajes secundarios ni a la sociedad clandestina, que son el centro de esta polémica. Igual la estética queda impecable y la época perfectamente reconstituida aunque las escenas son a veces demasiado largas y el ritmo lento así como la falta de diálogos perjudican el desarrollo de los personajes.  

Sin embargo, es el primero en hacerse cargo de este capítulo de la historia que siempre fue silenciado. Aunque la presencia del yerno de Porfirio Díaz nunca ha sido probada, Pablos rinde homenaje a las « 41 » víctimas que tuvieron el descaro de querer vivir su vida en esta sociedad secreta. El final de la película da un rostro a las víctimas oprimidas y torturadas que el poder de la época intentó callar.

Lejos de ofrecer un alegato directo contra la homofobia, saca a la luz una aberración de la historia mexicana de la época y se centra en el amor entre dos hombres. En un continente todavía demasiado arcaico en el tema de la homosexualidad, Pablos consigue despertar las emociones del espectador y lo incita implícitamente a reflexionar sobre el lugar y el tratamiento de los LGBTQ+ en la sociedad actual. 

Eulalie Collard

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :