La actualidad de un amor de otros tiempos

Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga después de su boda | © bbc.com

Estrenada en 2019 para Netflix, Elisa y Marcela cuenta la poética historia de amor entre dos mujeres que lucharon contra todos para defender sus sentimientos. Isabel Coixet pone en escena un hecho real ocurrido en Galicia el siglo pasado, bajo un filtro demasiado contemporáneo.

Ambientada entre 1889 y 1901, la película narra el encuentro entre las dos jóvenes protagonistas en un colegio religioso de A Coruña. Controlada por un padre violento y sospechoso, Marcela (Greta Fernández) es enviada pronto a Madrid donde trabajará como maestra. Las mujeres están separadas durante tres años, hasta que Elisa (Natalia de Molina) alcance a su amada y las dos empiecen una relación secreta y al mismo tiempo despreocupada. Aprovechan cada día que pasan juntas y consiguen casarse por la Iglesia gracias a un astuto subterfugio. Sin embargo, éste no pasa desapercibido a los ojos indiscretos de los vecinos y la pareja es pronto amenazada por unos rumores sospechosos que llegarán hasta las instituciones.

El desafío de un amor prohibido

Rodada en blanco y negro, la película de Coixet se destaca por encuadres impactantes tanto en exteriores como en interiores. Se dibuja así un recorrido íntimo que nos lleva a las vidas de dos muchachas que no dudaron en desafiar la mentalidad moralista de la época para vivir sus sentimientos. La banda sonora, dominada por pianos y cuerdas, plasma una atmósfera dramática e intensamente inmersiva que acompaña magistralmente las aventuras y desventuras de las protagonistas. Los temas escogidos se alternan con secuencias de gran tensión, en las que los silencios y las miradas intentan expresar unos sentimientos antaño indecibles. En una época en la que una relación homosexual no era en absoluto una opción concebible, este amor prohibido se desarrolla de manera natural ante los ojos de los espectadores del siglo XXI.

Una espontaneidad digna de nuestros días

Asimismo, se podría observar que las dos protagonistas viven esta lucha contra la rígida ideología social y religiosa de la España de 1900 de manera demasiado intrépida. Crecidas en una comunidad de monjas una y en un hospicio la otra, en ningún momento dejan transparentar alguna duda o conflicto interior acerca de esos sentimientos fuera de lo común que les impregnan el cuerpo y el alma. Mientras la prensa local grita al escándalo por “un matrimonio sin hombre”, Elisa y Marcela muestran una determinación y una desenvoltura que se adaptarían sin duda más a una joven pareja crecida en la era de los derechos humanos y de Internet. La complicidad y la atracción profunda entre las dos mujeres dan lugar a escenas intensas y pasionales, con una narración lírica tal vez no propia de la época que supuestamente se quiere poner en escena. A Coixet le cuesta apartarse de una mirada contemporánea y parece interpretar el pasado a través de la moral y los ideales que pertenecen a nuestro presente. En este sentido, la ausencia de colores en la pantalla no es suficiente para compensar estas ligerezas y evocar unos días tan lejanos y diferentes de los nuestros.

Cartel de la película Elisa y Marcela | ©Neflix

El compromiso de Netflix a toda costa

Con esta producción española, la N roja se pone una vez más del lado de la comunidad LGBTQ y estrena en el mundo entero una película que quiere celebrar los valores de toda historia de amor a través de los tiempos. Este valiente llamado a los derechos de los homosexuales se traduce en varios pasajes en una mirada contemporánea de lo ocurrido, que muy difícilmente correspondería a la realidad de finales del siglo XIX. El resultado es entonces un producto que, más allá de su mensaje poderoso de aceptación y la intachable fotografía de Jennifer Cox, no alcanza acercarse a una representación convincente de la historia a la que quiere render homenaje. El testimonio de las primeras dos mujeres en contraer matrimonio en España conlleva un enorme potencial narrativo y fílmico y la sensación es que esta vez el gigante del streaming solo ha sabido aprovechar parcialmente esta oportunidad.

Trailer de la película Elisa y Marcela | © YouTube

Giulia Pandolfi

Imágen de portada:un fotograma de la película | © Netflix

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :