Si Salvador Dalí vendiera choches

Si el arte lo encontramos en todo lo que nos rodea, lo mismo podemos decir de la publicidad. Cuando estas dos realidades se encuentran, esto es el resultado: una imagen que se apodera de los símbolos que han marcado nuestra historia cultural para vender los productos más diversos.

El arte al servicio de la publicidad

Desde finales del siglo XIX la industria publicitaria ha tomado cada vez más inspiración de la historia del arte para realizar afiches creativos y ricos de simbología. En nuestros días, las publicidades que hacen alusión a obras de arte célebres están en el orden del día. Es el caso de la agencia alemana DDB Berlín, que en 2009 decidió retomar la estética de los maestros del Surrealismo, Dalí, Magritte y Bosch, para una campaña de la marca Volkswagen. No sería la prima vez que los elementos irracionales y oníricos de este movimiento artístico inspiran a los publicitarios durante sus procesos creativos. Esta vez le tocó al pintor español Salvador Dalí, quien ha evidentemente prestado su estética inconfundible para la publicidad del coche Polo BlueMotion.

Las dos imágenes en comparación: a la izquierda « La persistencia de la memoria » de Salvador Dalí (1931)
y a la derecha el afiche « Absurdly low consumption » de Volkswagen (2009).

Un coche sostenible, la desgracia de las gasolineras

El afiche realizado por el artista Kirill Chundinskiy nos lleva enseguida al mundo de “La persistencia de la memoria”, cuadro en el que Dalí representó su visión subjetiva del paso del tiempo a través unos relojes blandos, derretidos en el suelo. En la esquina inferior de la imagen se lee el nombre del coche Polo BlueMotion, precedido por el lema: “absurdly low consumption” (consumo absurdamente bajo). En tres palabras se resume el mensaje de la publicidad: la característica más representativa y novedosa del coche familiar Polo es su bajo consumo de combustible y su sostenibilidad. Vestido con el prototípico overol azul marino, el empleado de una gasolinera se ahoga en un mar de lágrimas por ver su negocio fracasar. En el cielo despejado, una nube se moldea para tomar el aspecto de un surtidor de gasolina, que se disipa lentamente como un sueño destrozado. Un cartel rojo “cerrado” cuelga de su brazo mientras con la otra mano se tapa los ojos por la desesperación. Es insostenible para él constatar que el medidor de gas del coche señala que el tanque sigue estando lleno.

¿La publicidad es arte?, ¿El arte se puede considerar publicidad?

Juan Carlos Pérez Gauli
Profesor en Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid

Unas rosas en el desierto

Los tonos cálidos y el entorno desolado son relativamente fieles a la obra original y las diferencias no pueden que saltar a la vista. En el paisaje desértico, brotas y flores rojos (inspirados en La Rosa meditativa) nacen encima de unos extractores de petróleo ya no utilizados. Los guiños no se acaban aquí. Un camión para el transporte de gasolina está aparcado detrás del hombre y su remolque está casi completamente desinflado. Apoyado por muletas de madera, su forma emula el rostro dormido protagonista de “El sueño”, que el pintor realizó en 1937.

Gracias a estas fideles referencias a la pintura de Salvador Dalí, mundialmente conocido y reconocido, se crea un conjunto coherente y extremadamente evocador. Los receptores aprovechan de sus conocimientos artísticos y decodifican fácilmente el mensaje de la publicidad. Al jugar con tradiciones culturales compartidas universalmente, la imagen artística se convierte en un producto mediático. “Desde un punto de vista ortodoxo, la publicidad y el arte caminan por sendas distintas”, afirma el profesor Pérez Gauli. Sin embargo, el confine entre estos dos mundos es cada vez más sutil: transcurrido el tiempo del lanzamiento promocional del producto, lo que nos queda del afiche es la creación de un artista, que no se aparta tanto de una obra fin en sí misma.

Giulia Pandolfi

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :