Recuerdos, Militancia y Sufrimiento: El Edificio de los chilenos

El documental de Macarena Aguiló da a conocer un aspecto de la dictadura chilena del que poco se habla: las consecuencias sobre la segunda generación de exiliados chilenos, más precisamente de los militantes del MIR.

El edificio de los chilenos foto

Cuando surge el golpe de estado en Chile el país cae en una dictadura sangrienta.  Durante 17 años, se instala una represión extrema con el objetivo de eliminar, hacer desaparecer, a todos los opositores del régimen. Los militantes del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) fueron los más perseguidos. La mayoría desapareció o fue matada.  El exilio a otro país era una de las únicas maneras de sobrevivir a este régimen. Los padres de la autora de El Edificio de los chilenos, Macarena Aguiló, eran de estos militantes exiliados junto con sus hijos. Pero en 1977, el MIR decide llamar a todos sus militantes para que vuelvan a la lucha en Chile. Parecería loco volver clandestinamente y correr el riesgo constante de morir por sus convicciones. Sin embargo, fue la elección de estos militantes. Volvieron al país, dejando a sus niños entre las manos del Proyecto Hogares. Un proyecto comunitario en el que los niños fueron repartidos entre familias “sociales” compuestas de padres sociales, ellos también militantes del MIR, y hermanos sociales.

Macarena tenía 6 años cuando se despidió de sus padres biológicos. Recuerda todavía cómo se sintió al vivir en el Proyecto Hogares y lo comparte con nosotros. Los planos que utiliza participan en incluirnos en la historia. Muestra las cartas que le mandaban sus padres, las fotos que guarda en una caja cargada de sentimientos. En voz off, Macarena nos cuenta su historia, es el hilo conductor del documental. Lee las cartas que aparecen en plano detalle entre sus manos. Es como si tuviéramos estas cartas entre las manos, y que esta voz nos las leyera. Nos incluye aún más con las fotos y vídeos, filmados en plano entero. Acompañados de risas y canciones en off, se ve a niños que nos miran con sus ojitos tiernos. La ternura… es lo que caracteriza a un niño ¿no? Así lo relata el dibujito animado, otro hilo conductor de la película. Con colores claros, pasteles y simplicidad, narra la historia de estos niños desde la despedida hasta el reencuentro con los padres, siempre con tristeza.

Capture d'écran  EDFC.PNG
Macarena guardó en una caja las cartas que sus padres le mandaron durante 10 años.

Todo está hecho para que sintamos lo que sintió Macarena. ¿Y cómo entenderlo sin la presencia de sus hermanos sociales? Ellos también están, pero adultos ahora. Sus testimonios participan en la re-construcción de la historia y en poner palabras sobre el dolor causado por 10 años de separación. Aunque entienden por qué lo hicieron, algunos hablan de un sentimiento de abandono de la parte de sus padres. Porque tomaron la decisión de defender sus convicciones a pesar de lo que significaba: separarse de sus hijos.

Cuando los niños volvieron a vivir con su familia biológica, fue un nuevo trauma. No todos volvieron a Chile, pero Macarena sí. Fue traumatizante primero porque la vuelta al país suponía una nueva separación, pero esta vez con los padres sociales. Segundo, porque la imagen que se había construido de Chile no correspondía a la realidad. Tercero, porque la relación con los padres biológicos era más que nunca frágil. La madre de Macarena toma distancia con las cartas que le escribió y se da cuenta de que la relación que tenían había sido muy debilitada por esta historia. Volver a hablar del pasado era arriesgarse a romper lo poco que quedaba. Otros niños no soportaron volver a vivir con sus padres biológicos. Aunque era una alegría volverlos a ver, la ausencia de tantos años dejó una herida abierta, que hasta ahora no se ha cerrado. Curiosa comparación con esta caja de la que hablamos al principio, en la que están guardados dibujitos, fotos y cartas de su infancia, que se puede cerrar pero también abrir.

La película El edificio de los chilenos no pretende dar una interpretación del comportamiento correcto en la militancia. Pero sirve de portavoz a los niños que vivieron y sufrieron el Proyecto Hogares. Lleva a cuestionarse sobre el compromiso político de los militantes del MIR que no solamente fracasaron en la lucha que llevaron a cabo en Chile sino también en el mantenimiento del vínculo precioso con sus hijos. También pone el dedo sobre una paradoja en esta militancia: la de haber vuelto a Chile a luchar por un futuro mejor para sus niños en una nueva sociedad, pero haberlos dejado en manos del Proyecto Hogares, lejos de ellos.

Ahí el enlace para ver el traíler del documental.

I. Reinoso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: