El charanguista argentino que “se hace camino al andar”

Andrés Izurieta se inventa en su adolescencia nómade. Sus viajes al altiplano andino le harán descubrir su pasión: charango en mano, empapado del folklore de América Latina, sabrá caminar al compás de su música allí donde se instale. Una filosofía de vida que hará de él “uno de los mejores charanguistas del mundo”. Hoy sedentario e instalado en París, se produce hacia la escena nacional e internacional.

IMG_3368
Andrés Izurieta y su charango en mano. Photo © Sebastián Longhi Heredia

De mirada zigzagueante —con un acento ‘entrecortao’ a lo gitano y arrastrado las palabras a lo argentino—, este viajero empedernido se presenta como un intérprete “autodidacta” polifacético y multicultural. Voceos y tuteos. ¡Su discurso es fusión innata! Y esta doble realidad estructura su vida, su carrera y toda su persona. Su esencia esconde una segunda dicotomía: se siente argentino por sobre todas las cosas, sin embargo sangre andaluza, venezolana, italiana y hasta senegalesa corre por sus venas.

Sin fronteras, Izurieta se autodefine en un mar sin fin de lenguajes musicales. El artista considera la música como una manera de expresión: “hay gente que se exprime leyendo, escribiendo”, y otras simplemente creando armonía. Su esencia esfusión y su primer álbum titulado De Ushuaia a Sevilla —estrenado en octubre de 2017 en La Maison de l‘Amérique Latine— es testigo y producto de ello. Instrumento andino bajo el brazo, personalidad multifacética, naturaleza “indígena”, el argentino ha sabido proyectarse y trascender las fronteras nacionales y culturales de su país: reconocimientos e innumerables colaboraciones “con los grandes” (Paco de Lucía, Gotan Project, entre otros), son el resultado de un estilo de vida basado en sus experiencias musicales en América, Europa y África.

Huellas: De una vida “al natural” a otra “cosmopolita”

Su niñez constituyó la pieza maestra del rompecabezas de su vida, la ‘glocalidad’  su verdadera personalidad musical. Con una sonrisa idílica, él recuerda su infancia en el pueblito pintoresco de Unquillo (región de las Sierras cordobesas, en Argentina). Se compara a un ‘comechingón, a esos aborígenes autóctonos de la localidad serrana que podrían haberlo visto crecer y que de alguna manera auto-determinaron su personalidad como un constructo híbrido.

Frente a él, su mirada repiquetea y muestra destellos de curiosidad y pasión intrépida. El joven Izurieta se describe y se sitúa en un estilo de vida “al natural”. Su ciudad natal (que tiene la mayor concentración de artistas por metro cuadrado del país), lo retrotrae a la tradición, al folklore y lo ata de por vida a aquel crio “que jugaba en el río, casi desnudo, como podía haberlo hecho un aborigen”. El tiempo ha pasado, el niño ha crecido y el adulto que es hoy se ha instalado en París con un estilo de vida cosmopolita.

Proyectando su carrera al internacional, el artista y compositor ha cambiado el arroyo local donde chapoteaba con sus amigos por el majestuoso y renombrado Sena francés. Sin embargo su esencia sigue siendo la misma: mestiza por excelencia. “Unquillo ha influido” en él, como un maestro en un joven aprendiz; y la figura de su padre, que le “habló de todo”, le sirvió como referente cultural para poder comprender su vida. “Por más que no me haya enseñado ni una nota musical fue una ventaja contar con él”, remarca el joven expatriado.

20160117_185740
Capilla Buffo en la localidada de Unquillo © Fotografía  Sebastián Longhi Heredia

El charanguista se siente orgulloso de la tradición cultural de su tierra, y de las influencias del gran Guido Buffo, Lino Spilimbergo y Carlos Alonso, tres artistas unquillences de renombre, que han contribuido a su  forma de pensar el mundo por el simple hecho de tener y de compartir un lugar geográfico en común.

Más información: [Capilla Buffo: Un templo al amor]

Paso a paso: Se hizo “camino al andar

Como un gaucho llevaría el mate y el termo bajo el brazo, su personaje carismático recorre todos los puntos turísticos de París con el charango a cuestas. Los turistas se dan la vuelta ante la curiosidad de lo que ellos creen que es una pequeña guitarra… Él se sienta frente al Louvre, y así, simplemente deja salir el encanto. Dejes gitanos, armonías amerindias, notas que se fusionan. El eco en las galerías del Palais Royal inunda los oídos de los transeúntes. Al interpretar un lenguaje musical “poco importa si lo expresás con un charango, una guitarra, (…), con tu cuerpo, bailando, sintiendo, con tus palmas, o simplemente con tu voz”, explica el músico al justificar su postura artística.

izurieta concierto
Andrés Izurita Group en escena el 13 de diciembre de 2017 (Maison de l’Amérique Latine – Paris) –  © Sebastián Longhi Heredia

Concierto por las noches, colaboraciones con artistas del mundo entero, música al aire libre… Cualquier ocasión es buena para que este apasionado de la fusión trasmita su punto de vista acompañado de su gemelo inseparable.

Y así como lo dijo Joan Manuel Serrat en su canción “Andares” (1969), escrita en honor al poeta Antonio Machado: “Caminante se hace camino al andar”…  Las huellas del inquieto charanguista se remontan a sus primeros pasos, son el producto de su historia: su paso por el nuevo y el viejo continente (unido a las experiencias musicales en África), son el resultado de más de 10 años de trabajo y de asimilación de diferentes lenguajes musicales de todo el mundo. Y si bien el artista llegó a “vivir en los desiertos, en las selvas, en los ríos, en los mares”, hoy su periplo lo recorre de una manera diferente, de manera estable, con su música y desde la ‘ciudad luz’.

Corona de laureles en la cabeza, su primer disco (que se estrenó en octubre de 2017 en la célebre Maison de l’Amérique Latine), es el resultado de una vida de trabajo. De todo lo que él vivió esta producción representa “una gota de néctar” y eso es “lo más lindo” que el artista ha podido concretar con gran esfuerzo. Orgulloso del resultado, el cordobés se siente más que superado porque al igual que su instrumento, su disco “representa el espíritu de [su] tierra”, y su idiosincrasia multicultural.

Un caminante, una manera de proyectarse…

Los lenguajes musicales tales como el flamenco, el jazz, el tango, son los canales privilegiados por el argentino para darse a conocer. Sus inicios en materia de “fusión” deben buscarse en una noche de año nuevo donde junto con unos amigos el charanguista empezó a tocar su instrumento con el fin de acompañar “un poco más la fiesta”. Desde ese momento, y cargando muestras de un vasto universo musical de los Andes centrales y de la tradición del flamenco andaluz, no paró: “Los estilos son herramientas que yo utilizo. (…)  Yo no toco flamenco por nada. Lo hago porque me encanta”. Y en ese placer innato se encuentra la fusión misma, la hibridación pura y el mestizaje presente a lo largo de todas sus piezas. 

 

En un contexto globalizado este autodidacta multicultural explica su recorrido desde la noción de la World Music. El concepto le permite entender su propio trabajo y situarse en un universo fusional de corte mundial: de encuentro de culturas y de géneros musicales. Así, como  para  un habitante de Santiago del Estero (Provincia Argentina) es lo más normal del mundo tocar una chacarera, para él lo es interpretar todo su abanico de estilos, explica el compositor de Ushuaia a Sevilla.

Filosofía de vida basada en el día a día, este “mezclador de cultura y de música” por excelencia vive “un presente muy presente” desde un escenario histórico y cultural complejo; disfruta y rememora sus tantos logros y escenarios compartidos con estrellas de gran calibre; y se jacta de haber podido vivir  todas las cosas bellas que le reservó el pasado.                                                                                                                                                  Su estilo de vida, su paso a paso en la industria de la música se hace más firme. Así, tras sus huellas, este caminante… se hace camino al andar.

Más información: [Video Andrés Izurieta Group (Musas)]

Sebastián Longhi Heredia

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :