Wakolda, cuando confías en quien no debes

Drama, mentiras y una trama muy bien lograda: ¡Wakolda es una de esas películas que dará de qué hablar! El nuevo film homónimo de la novela de Lucía Puenzo está basado en ciertos hechos históricos que sabrán interpelar al espectador, dejándolo al final del film con un sabor agrio en la boca.

wakolda-film-titulo
Bariloche fue el escenario elegido por Puenzo para dar vida a su novela – © Aeronave Visual

La película comienza con la imagen de un grupo de niñas saltando la soga. Al fondo, un paisaje patagónico desolado. La tensión no se hace esperar en el espectador: un individuo de conducta extraña fija su mirada en una jovencita del montón. Impactante elección la de Lucía Puenzo para lograr sumergirnos en un estado de alerta. ¡Cuidado! nos intima. Este fenómeno será un efecto recurrente a lo largo de su relato, así que ¡A prepararse!

Silencios, intercambios de miradas y una música de fondo melancólica invaden las escenas precedentes. De repente, una voz femenina de corta edad nos interpela: “La primera vez que me vio, pensó que yo hubiese sido un espécimen perfecto de no ser por mi altura. En su libreta escribió, misteriosa armonía en la imperfección de sus medidas”. Suspenso…

wakolda-26543-g6
Poder de la mirada: Un grupo de niñas  observado por un extraño individuo.  ©Wakolda

Wakolda cuenta la historia de un encuentro entre una familia argentina y un misterioso personaje interpretado por el reconocido actor de origen hispano-alemán, Àlex Brendemühl.

Teniendo como contexto histórico la Argentina de los sesenta, la directora de XXY y El niño Pez, nos presenta a Lilith (Florencia Bado) y a su familia.

La niña, sus dos hermanos, su madre Eva (Natalia Oreiro), y su padre Enzo (Diego Peretti) se ven obligados a instalarse en un lugar recóndito de la Patagonia argentina, un pequeño pueblo de fuerte influencia alemana. Durante el viaje, Lilith entabla contacto con este misterioso individuo que a lo largo de toda la película no hará más que devorarla con su mirada.

La hija de Luis Puenzo ha sido muy ingeniosa en la forma de presentar al antihéroe del film, un enigmático personaje que poco a poco desenmascara su pasado, y hace pivotear las emociones de los espectadores. ¡Apréstensen! La fabulosa actuación de Brendemühl (a quien llamaré de ahora en adelante “Señor X” a fin de no producir spoiler) dará que hablar.

¿Qué más se puede decir en materia de actores? ¡Elocuentes! Puenzo cuenta con un excelente reparto que tiene como principal reto el idioma alemán, ya que en gran parte del largometraje predomina esta lengua. Interesante además es la manera en que la directora argentina hace uso del lenguaje corporal y del guión a fin de trasmitir misterio y desazón.

Una dialéctica de la interacción

La relación simbiótica y ambigua que se genera entre el “Señor X” y Lilith es constante desde la apertura del film, como si se tratase de un “amor a primera vista”.  Es más, el interés mutuo sigue una lógica idílica basada en cruces de miradas, emociones encontradas, motivaciones un tanto extrañas y una fascinación típica del despertar de la pubertad encarnada por la joven actriz argentina.

a9u47-W7AYWRZHPDZ-Full-Image_GalleryBackground-en-US-1497569856753._RI_SX940_
La obsesión recíproca entre Lilith y el « Señor X » plasmada en una de las imágenes del film

La obsesión recíproca comienza así a tejer historias (en plural) de mentiras y complots entre los miembros de la familia; los habitantes de un pueblo que tiene mucho que ocultar y el enigmático rol de Àlex Brendemühl, que hace lo imposible para ganarse la confianza de la niña y de la familia en cuestión.

Reacciones alegóricas: La (des)confianza

A medida que la película se desarrolla, van surgiendo temáticas secundarias que enriquecen la pseudo-ficción platónica encarnada por Lilth y el “Señor X”: el despertar hormonal de una niña en fase de cambios, la rutina escolar de un colegio de Bariloche en dónde se habla alemán, la elaboración de muñecas de porcelana, etc.  Sin que por ello lleguen a ser menos importantes, estas sub-tramas introducen nuevos personajes en íntima relación con la historia central. Todos ellos tendrán en común una cierta confianza o desconfianza apoyada en indicios que el film irá desentramando.

El tan esperado final dejará al espectador con la boca abierta.

 

FICHA TÉCNICA:

Wakolda*. (Argentina, 2013, hablada en español y alemán) / Género: Drama  / Dirección y Guión: Lucía Puenzo / Fotografía: Nicolás Puenzo / Música: Andrés Goldstein
Daniel Tarrab / Intérpretes: Diego Peretti, Àlex Brendemühl, Natalia Oreiro, Guillermo Pfening y Elena Roger / Distribuidora: Buena Vista / Duración: 93 min. / *****

*Otros títulos: El médico alemán (España) / The German Doctor (Inglés) / Le Médecin de famille (Francés)

 

 

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.

%d blogueurs aiment cette page :